Skip to content

Las mejores películas y series de 2020

CINE

 

1. Monos, de Alejandro Landes

Es una obra maestra y punto. Un sorprendente drama mezcla de El señor de las moscas y Apocalypse now. Magnético, misterioso, atemporal y perdurable.

2. Collective, de Alexander Nanau

Estrenado directamente en HBO, este escalofriante documental multipremiado revive la crisis política y sanitaria que vivió Rumanía tras el incendio del Colectiv Club, en Bucarest. La historia, que es demoledora, es una muestra de la fragilidad de las democracias y de la manipulación continua a la que se ven sometidos los ciudadanos por parte de los poderes políticos.

3. My mexican bretzel, de Núria Giménez

Todo, absolutamente todo, es mentira en este fascinante ¿documental? hecho a partir de cintas de súper 8 pertenecientes a la familia de la directora.

4. ¿Puedes oírme?, de Pedro Ballesteros

Este documental nos habla de la metafísica de Jaume Plensa, un hombre cultísimo, con obras escultóricas en medio mundo y con una de las concepciones del mundo más tierna, divertida e interesante que oirás de boca de un genio. Y, además, no está atormentado ni le persiguen los fantasmas.

5. Lux Aeterna, de Gaspar Noé

Un delirio de colorines, luces y sonidos estridentes no apto para cardiacos. Cuenta la historia de un rodaje del modo más original y loco que se pueda imaginar uno.

6. Las niñas, de Pilar Palomero

Mejor película española en el Festival de Málaga. Parca en palabras y de ritmo sosegado, la película asiste al fin del recato y de los secretos de este grupo de muchachas que en los 90 recibieron una educación católica y rancia que negaba los cuerpos femeninos.

7. Ema, de Pablo Larraín

No es la mejor película de Larraín pero hay que verla porque este director tiene eso que llamamos mirada propia y que tanto nos gusta. Lo mejor es la banda sonora y los bailes traperos que se gasta la protagonista, una Mariana di Girolamo en estado de gracia.

8. Este ha sido un año lleno de interrupciones y ruidos que me han impedido ver todas las películas deseadas, pero estoy casi segura de que, de haberlas visto, (que lo haré en cuanto pueda), esta lista incluiría Martin Eden, de Pietro Marcello; Anatomía de un dandy, de Charlie Arnáiz y Alberto Ortega; y El año del descubrimiento, de Luis López Carrasco.

 

SERIES

 

1. Tiger King (Netflix)

Esta es y será la serie de la que todo el mundo hablaba el año que nos confinaron. Es un retrato tan freak y desmedido de una parte de la América profunda que si fuese ficción estaríamos pensando que el equipo de guionistas está formado por una panda de cocainómanos hiperventilados.

2. Good Fight, temporada 4 (Movistar+)

El spin off de The Good Wife recupera el pulso que perdió en la temporada anterior y nos devuelve el sex appeal de los abogados más brillantes del Chicago de Trump. Diane Lockhart, esa demócrata casada con un republicano experto en armas, es lo mejor de esta serie que, además, se gasta los mejores personajes secundarios de la historia de las series.

3. Bendita paciencia (HBO)

Protagonizada por Martin Freeman, es mejor no verla si eres un padre/madre que pertenece al grupo de los ofendiditos. Desidealiza la paternidad y muestra a una pareja que se debaten entre proteger a sus vástagos o asesinarlos. Es divertidísima, negra, cínica y muy british.

4. The New Pope, temporada 2 (HBO)

¡Qué pop, heterodoxo y libre es Paolo Sorrentino! Ver a Jude Law hacer milagros, o no, y a John Malkovich con la raya del ojo pintada de negro no tiene precio ni parangón.

5. We Are Who We Are (HBO)

Esta serie de Luca Guadagnino es hedonista y estival y eso ya es suficiente para tragártela del tirón. Habla de la búsqueda de la identidad de un modo amable justo en estos tiempos en los que todo el mundo habla de lo identitario a gritos y tirándose de los pelos.

6. El Ministerio del tiempotemporada 4 (HBO). 

Ni Patria, ni Antidisturbios, ni El desorden que dejas (todas ellas me parece que adolecen de algo fundamental: buenos diálogos y una evolución de los personajes medianamente normalita), la serie española del año es esta. Viajes en el tiempo, guiños a la actualidad y bastantes sonrisas es lo que nos ofrece después de varios años, incertidumbre respecto a su continuidad y un club de auténticos ‘ministéricos’.

7. 30 monedas (HBO) 

Esta serie de Álex de la Iglesia encuentra su genealogía en la primera y mejor etapa del director, la de Acción mutante, El día de la bestia, Mirindas asesinas y La comunidad. Todavía no ha terminado (escribo esto tras ver el cuarto capítulo), pero muy mal tendrían que ir las cosas para desviarse del nivelazo que se trae.

8. El estado contra Pablo Ibar (HBO) 

Si crees que lo sabes todo de este ultra mediático caso, te equivocas. Aquí se les da voz a los familiares de las víctimas (bastante cabreadas con el Estado español, que no ha parado de ayudar a recaudar fondos para que el caso se reabra y se reabra). Es una serie muy adictiva que se enfrenta a toda la complejidad del caso, que abre algunas dudas y cierra otras y que muestra los malos rollos y las diferencias de criterio entre el equipo de abogados y el condenado (más su familia).

9. La línea invisible (Movistar+)

Esta miniserie, dirigida por Mariano Barroso, narra los orígenes de ETA y está protagonizada por unos soberbios Antonio de la Torre y Àlex Monner. Trata de dar respuesta a cómo un grupo de intelectuales antifranquistas pasaron de hacer pintadas a cometer asesinatos para defender sus ideas. Una serie muy bien documentada, nada maniquea y ecuánime que, aún así, provocó algunas críticas airadas que la acusaban de traspasar las fronteras de lo reprobable. En cualquier caso, merece la pena verla para que cada uno llegue a sus propias conclusiones.

10. Asesinato en Middle Beach (HBO)

Otro true crimen, sí. La estructura es la de siempre: comienza con un asesinato y a partir de ahí se va desmadejando la tela de araña, que incluye varias sorpresas, muchas adiciones y algunas estafas. Lo original es que esta miniserie está dirigida por el hijo de la víctima, un estudiante de audiovisuales que durante años ha ido filmando a su familia y a los allegados, tratando de descubrir quién asesinó a su madre. Vaya, el asesinato de la madre como Trabajo de Fin de Grado.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *