Skip to content

Asimov adaptado

Las dificultades económicas que atravesó el mundo editorial tras la Segunda Guerra Mundial supusieron un duro revés para la escasa producción existente de ciencia ficción. La mayoría de las revistas sobre el género que surgieron durante los años 30, en Estados Unidos y Europa, habían desaparecido. Una de las revistas que sobrevivió, Astounding Science Fiction (actualmente, Analog Science Fiction and Fact), se convirtió en la publicación puntera del género, bajo la dirección del escritor norteamericano John W. Campbell (cuya obra más famosa fue la novela corta Who Goes There?, adaptada al cine con el título de The Thing, en 1982). Campbell impuso un tratamiento más riguroso de las historias de la ciencia ficción, con un tono más sombrío y verosímil. En ese sentido, un joven escritor de procedencia rusa, le propuso en 1941 escribir un relato sobre la caída de un imperio galáctico basándose en la del Imperio Romano. A Campbell le encantó la idea y seis meses más tarde nacía en las páginas de Astounding el primer texto de la saga Fundación, el inicio de la prolífica carrera literaria de aquel escritor prometedor. Su nombre, Isaac Asimov.

Considerado uno de los padres de la ciencia ficción moderna y gran divulgador científico, en sus obras anticipó algunos de los nuevos retos de nuestra sociedad, como la posible destrucción del planeta o la difícil convivencia con unos robots cada vez más inteligentes. Sus célebres tres Leyes de la Robótica (1-Un robot no hará daño a un ser humano o, por su inacción, permitirá que un ser humano sufra daño; 2-Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si éstas entran en conflicto con la Primera Ley; y 3-Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley) se hallan en la base narrativa de muchas de sus obras y de las de multitud de creadores a los que influyó. Tras el fallecimiento de Asimov, en 1992, su amigo y también escritor Arthur C. Clarke, dijo de él que “virtualmente inventó la ciencia de la robótica y la bautizó antes de que naciera”.

¿Cuál fue la relación de Asimov con el cine y la televisión? En primer lugar, mencionaremos su relación con la franquicia Star Trek, en la que colaboró como asesor científico. Seguidamente, veremos las (pocas) adaptaciones cinematográficas que ha disfrutado su obra. Y, finalmente, conoceremos algunos detalles de la adaptación televisiva de la saga Fundación que prepara Apple TV+ para este nuevo año.

Star Trek

La relación de Asimov con Star Trek se remonta a 1966 cuando, tras emitirse los primeros capítulos de la serie de televisión creada por Gene Roddenberry, Asimov publicó un artículo corto en TV Guide en el que criticaba los garrafales errores científicos que contenía la serie. Tras la crítica, Roddenberry instó a Asimov a convertirse en asesor del programa. A partir de entonces, el escritor y divulgador colaboraría, de manera discontinua, en las producciones de la serie de ciencia ficción y también en la primera película de la franquicia: Star Trek: The Motion Picture (Robert Wise, 1979).

Adaptaciones de Isamov al cine

A diferencia de otros autores clásicos de ciencia ficción, como el mencionado Arthur C. Clarke (2001: A Space Odyssey, 2010: The Year We Make Contact) o Philip K. Dick (Blade Runner, Total Recall, Minority Report, Electric Dreams), la obra de ciencia ficción de Isaac Asimov no ha gozado hasta ahora de la calidad y cantidad de adaptaciones al séptimo arte. Repasamos, a continuación, las cuatro más destacadas:

Konets Vechnosti (El fin de la eternidad, Andrei Yermash, 1987)

Adaptación soviética de la novela homónima de Asimov sobre una sociedad de elegidos, Eternidad, es capaz de viajar en el tiempo para reconducir el futuro de la humanidad. El protagonista, uno de los viajeros del tiempo, se enamora de una chica del pasado y decide fugarse hacia una época futura.

Fotograma de Konets Vechnosti (Andrei Yermash, 1987)

Nightfall (La muerte de los soles, Paul Mayersberg, 1988)

Adaptación de un relato de Asimov en el que se cuenta la historia de un planeta primitivo, en una galaxia muy lejana, con tres soles que se están apagando. Los seguidores de un importante culto anuncian la llegada de “el día del juicio final” y su histeria amenaza con extenderse por todo el planeta. Protagonizada por David Birney y Sarah Douglas, cuenta como director de fotografía con Dariusz Wolski, conocido por su trabajo en películas de Ridley Scott (The Martian), Tim Burton (Sweeney Todd), Alex Proyas (Dark City) o Gore Verbinski (Pirates of the Caribbean).

En el año 2000 se hizo un desconocido remake, dirigido por Gwyneth Gibby.

Poster de Nightfall (Paul Mayersberg, 1988)

Bicentennial Man (El hombre bicentenario, Chris Columbus, 1999)

Chris Columbus, realizador de las dos primeras películas de Harry Potter, entre otras producciones de cine familiar, dirigió la adaptación de un relato de Asimov, El hombre bicentenario, publicado en 1976. Situada en la primera década del siglo XXI, el título hace referencia a Andrew, un robot que es regalado al hijo pequeño de una familia norteamericana. El robot, interpretado por Robin Williams, empieza a experimentar emociones y a desear ser reconocido como un humano. La película cuenta con un gran trabajo de maquillaje que obtuvo una nominación a los Premios Oscar.

I, Robot (Yo, robot, Alex Proyas, 2004)

Y llegamos a la adaptación más conocida de la lista. Alex Proyas, director de las aclamadas The Crow (1994) y Dark City (1998), realizó en 2004 una película de ciencia ficción sobre un futuro en el que los seres artificiales conviven en armonía con los humanos. Un detective interpretado por Will Smith se hará cargo de la investigación de un crimen en el que se ve implicado un robot. Entretenida historia y buenos efectos especiales. ¿El problema? Aunque se suele atribuir la procedencia a una de las narraciones sobre robots de Asimov, la cinta está basada en una historia del guionista norteamericano Jeff Vintar, al que se le añadieron posteriormente algunas ideas sobre la robótica del universo de ficción de Asimov.

Foundation (Apple TV+, 2020)

Entre las grandes novedades de ciencia ficción que nos esperan en las pantallas en este año se encuentra la serie Foundation, adaptación de la gran saga de Asimov. Fox, Warner y Sony intentaron llevarla al cine sin éxito. Jonathan Nolan (creador junto a Lisa Joy de la magnífica Westworld) trató de escribir una adaptación para HBO pero el proyecto no cristalizó. Finalmente, bajo la producción de Skydance llegará este 2020 a la plataforma de streaming de Apple, lanzada el mes de noviembre.

David S. Goyer, guionista de Blade o la trilogía de Batman de Christopher Nolan, y Josh Friedman, creador de la serie de televisión Terminator: The Sarah Connor Chronicles y guionista de War of the Worlds de Steven Spielberg, serán los guionistas y showrunners de Fundación. El intérprete británico Jared Harris, conocido recientemente por su trabajo en Chernobyl, encabezará el reparto.

Aunque la saga Fundación comprende más de una decena de títulos, parece que la serie se basará en la llamada Trilogía de la Fundación que recoge los 3 volúmenes de la saga escritos por el autor: Fundación, Fundación e Imperio y Segunda Fundación. Ambientados en un muy lejano futuro, en el que la colonización humana del espacio exterior es una realidad, una nueva ciencia que une la sociología, la historia y las matemáticas abre la posibilidad de controlar el futuro de la humanidad.

Habrá que esperar unos pocos meses para descubrir si esta ambiciosa producción hace, por fin, justicia al imaginativo universo creado por Isaac Asimov.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *