Skip to content

Sitges 2019 (III): Synchronic y Color Out of Space

Este texto es una continuación de la primera y la segunda crónicas de Sitges 2019.

En los últimos días del Festival de Sitges, se proyectaron dos películas de ciencia ficción de interés, Synchronic y Color Out of Space. La primera, de dos directores emergentes; la segunda, de un realizador veterano apartado del mundo del cine desde hace años. Comentamos en este artículo, sin spoilers, ambas películas.

 

Synchronic

Synchronic (Justin Benson y Aaron Moorhead, 2019)

Synchronic es la nueva película de dos directores habituales del festival en los últimos años, los multifacéticos Justin Benson y Aaron Moorhead (en esta ocasión, el primero se ocupa del guión, el segundo de la fotografía y ambos dirigen la cinta). Su última película, The Endless, un irregular drama fantástico sobre sectas, despertó división de opiniones hace dos ediciones. Ahora han logrado una obra mucho más redonda con esta historia de dos paramédicos que descubren una serie de terribles muertes, al parecer causadas por una nueva droga de diseño; su percepción del tiempo y de la existencia se verán alteradas cuando la misteriosa sustancia entre en sus vidas.

Además de la trama fantástica, la película incide especialmente en la relación personal de los dos personajes principales (interpretados con eficacia por Anthony Mackie y Jamie Dornan), ambos inmersos en su propia encrucijada vital. En este sentido, Benson y Moorhead, de una manera más profunda que en sus anteriores trabajos, utilizan el género para reflexionar sobre la mortalidad, la amistad y la familia. La trama sobre viajes en el tiempo es superada por una historia sobre dos personajes enfrentados el vacío de sus vidas.

Visualmente notable, Synchronic atrapa gracias a sus imágenes poderosas y a una historia directa y emocional con la que Justin Benson y Aaron Moorhead se reivindican como dos directores de ciencia ficción a seguir de cerca.

Nota: 8

 

Color Out of Space

Color Out of Space (Richard Stanley, 2019)

Color Out of Space es un famoso relato de H. P. Lovecraft, una historia de terror cósmico que ha sido adaptada al cine por Richard Stanley (Hardware, programado para matar, 1990). Un meteorito se estrella cerca de la casa de los Gardner, la típica familia americana del cine mainstream, liberando un organismo extraterrestre que amenazará con terminar la tranquila vida rural de la familia. Color Out of Space ofrece lo que propone su sencilla premisa: una entretenida y previsible mezcla de fantasía y terror.

Color Out of Space, muy deudora del cine de género de los años 80, especialmente de las películas de Stuart Gordon y de John Carpenter, cuenta con un buen trabajo de fotografía de Steve Amis, también encargado en esta labor en la muy recomendable cinta de Netflix I Am Mother (Grant Sputore). El guión, aunque plano y previsible, sabe captar con bastante acierto la atmosfera de horror de la obra original y las monstruosas metamorfosis del ente alienígena. El reparto es mejorable, especialmente el papel del padre, interpretado con grandes dosis de histrionismo por Nicolas Cage, en la línea de su trabajo en Mandy (Panos Cosmatos, 2018). Si elimináramos su papel, la película mejoraría.

En definitiva, Color Out of Space es una distendida película de terror extraterrestre, sin pretensiones, que gustará sobre todo a los amantes de este tipo de películas de los 80 o a los fans de Cage.

Nota: 7

 

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *