Skip to content

Sitges 2019 (II): El hoyo y Human Lost

Este texto es una continuación de la primera crónica de Sitges 2019.

Sitges sigue desplegando el mejor cine fantástico del momento. Y en Cinemaficció continuamos nuestro repaso por las mejores películas de ciencia ficción de esta edición. En este artículo hablamos, sin spoilers, de dos propuestas muy recomendables: El hoyo y Human Lost.

 

El hoyo

El hoyo (Galder Gaztelu-Urrutia, 2019)

Sitges 2019 ha apostado fuerte por las últimas producciones españolas de género fantástico. En su Sección Oficial, además de Amigo, Cuerdas, Ventajas de viajar en tren y Paradise Hills, también se ha incluido El hoyo, ópera prima del director Galder Gaztelu-Urrutia, una de las sorpresas de la temporada, tras su éxito en el pasado Festival de Toronto donde se llevó el Premio del Público en la prestigiosa sección ‘Midnight Madness’.

El guión de El hoyo, firmado por David Desola y Pedro Rivero, recuerda a Cube, la mítica película de Vincenzo Natali que en 1998 se llevó de Sitges el Premio a la Mejor película y al Mejor guión. Aquí vemos una austera estructura dividida en varios niveles en los que conviven dos personas por nivel y por cuyo centro transita cada día una plataforma con comida. Hay suficientes alimentos para todas las personas que se encuentran en ella; el problema radica en que tras pasar por los niveles superiores, apenas queda comida para aquellos que se hallan en los inferiores. El desarrollo de esta historia mantiene la atención del espectador de principio a fin, gracias a la efectiva explicación de la mecánica y secretos de la instalación y a unos acertados giros de guión. Sus 90 minutos de duración están salpicados de escenas intensas y descarnadas que concluyen en un convincente final, abierto a la interpretación. Además, la historia de supervivencia extrema se enriquece con un subtexto de crítica social: en efecto, El hoyo es una poderosa metáfora del egoísmo humano y de la injusticia en nuestra sociedad.

Además del guión, otro de los grandes aciertos es la labor actoral. Todos los actores y actrices están magníficos, nos muestran vívidamente con sus interpretaciones el horror diario en esta cárcel. Destaca especialmente Iván Massagué (que ya estuvo el año pasado en Sitges con la presentación de El año de la plaga) con su papel protagonista: un hombre llamado Goreng que ha accedido voluntariamente a encerrarse en esta edificación y que cuestionará su dinámica. También están geniales el veterano Zorion Eguileor, el egoísta compañero de Goreng (nominación a Mejor actor secundario en los próximos Premios Goya, por favor) y Antonia San Juan, que regresa al cine tras un largo parón, y que interpreta al personaje más ambivalente del film.

El hoyo demuestra que se pueden hacer sin grandes presupuestos muy buenas películas de ciencia ficción en este país, accesible a todo tipo de públicos y con un necesario mensaje. Ojalá que triunfe entre la audiencia (aunque Netflix compró sus derechos de distribución, la cinta se podrá ver en salas en las próximas semanas) y abra la puerta de la producción de más cine español de este género.

Nota: 8,5

 

Human Lost

Human Lost (Fuminori Kizaki, 2019)

El Festival de Sitges ha apostado habitualmente por las ficciones animadas de género fantástico. La programación de esta edición destaca por su gran calidad de películas de animación, como la francesa J’ai Perdu Mon Corps (¿Dónde está mi cuerpo?), ganadora del Festival de Annecy, la letona Away, o las japonesas Her Blue Sky y Human Lost. Ésta última sitúa su acción en Tokyo, en el año 2036. Los avances tecnológicos en medicina han permitido alargar la esperanza de vida pero sólo a la clase alta. El protagonista, Oba, torturado por unos extraños sueños cada noche, se unirá a una banda de moteros con el objetivo de adentrarse en la zona donde vive la élite y alterar el injusto orden establecido.

Human Lost está basada en una de las novelas más famosas de la literatura contemporánea japonesa, Indigno de ser humano, de Osamu Dazai, publicada por primera vez en 1948. La adaptación, dirigida por el animador japonés Fuminori Kizaki (Bayoneta: Bloody Fate), destaca especialmente por la recreación de un mundo del futuro dominado por la tecnología en la que los humanos son controlados por una omnipresente corporación. El guión, en el que se dan la mano ciencia ficción y ciberpunk, es una hábil combinación de acción, drama nihilista y existencialismo, con muchas reminiscencias de Akira, el célebre manga y film de Katsuhiro Otomo.

A pesar del interés de la historia, el film a ratos flirtea con el tedio al plantear, especialmente en su primera parte, muchos conceptos y reglas de su universo, antes de desarrollarse la peripecia. No obstante, eso no impide que se mantenga el interés en el viaje de Oba por encontrar su lugar en un mundo deshumanizado, un personaje carismático, bien construido, que conecta a esta película con otras obras de ciencia ficción basadas en la leyenda del elegido: aquel que debe cargar con las esperanzas de todos.

En conclusión, Human Lost es una película disfrutable, especialmente para los amantes del anime, que cuenta con una sólida visión distópica. No obstante, no acaba de aprovechar todo su potencial, le falta empatía con el espectador y es demasiado deudora de otras cintas del género.

Nota: 7

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *